Yo hice la mili. De peluso a bisabuelo (Biblioteca del Recuerdo) por Melquíades Prieto

Yo hice la mili. De peluso a bisabuelo (Biblioteca del Recuerdo) por Melquíades Prieto

Titulo del libro : Yo hice la mili. De peluso a bisabuelo (Biblioteca del Recuerdo)
Fecha de lanzamiento : December 10, 2015
Autor : Melquíades Prieto
Número de páginas : 320
Editor : Editorial EDAF

Obtenga el libro de Yo hice la mili. De peluso a bisabuelo (Biblioteca del Recuerdo) de Melquíades Prieto en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Melquíades Prieto con Yo hice la mili. De peluso a bisabuelo (Biblioteca del Recuerdo)

La mili, o servicio militar obligatorio, es una experiencia que han vivido varios millones de varones españoles que siguen vivos. Hablar de ella, o que le hablen, lo ha disfrutado casi toda la población. Sigue siendo un asunto recurrente sobre el que un buen número de personas vuelve una y otra vez en cada ocasión que se le presenta para contar una anécdota jocosa, estrambótica o, incluso, cruel. Cientos de conversaciones todavía se entreveran con frases del tipo de «cuando yo hice la mili», muletilla que apoya el arranque de un sucedido más o menos verídico. La memoria que se guarda de esos meses es muy diversa: para unos el recuerdo no puede ser más acerbo; para otros, una tarea que se hacía con resignación; para una gran cantidad, una evocación de su juventud y de tiempos despreocupados, con cierto regusto de nostalgia y pena por no poderlo repetir. Peluso, bicho/conejo, padre, abuelo y bisabuelo son palabras que a un veterano lo devuelven a su mili personal, aunque haga quince años que está suspendida para todos. En este libro se hace un repaso de aquel tiempo forzado que un buen número de españoles, con apenas veinte años, dedicó a conocer mundo, situaciones y gentes diversas. Para muchos fue una oportunidad de salir de su entorno y aún, incluso, de buscarse una oportunidad profesional. Otra parte lo recuerda como un parón vital. Todos, como un tiempo imborrable.