El misterio de isla concordia por José García Sáez

El misterio de isla concordia por José García Sáez

Titulo del libro : El misterio de isla concordia
Fecha de lanzamiento : February 27, 2016
Autor : José García Sáez
Número de páginas : 192

Descargue o lea el libro de El misterio de isla concordia de José García Sáez en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

José García Sáez con El misterio de isla concordia

Despuntaba un nuevo día en Isla Concordia.
Un paraje natural de incalculable valor ecológico, formado por una espesa vegetación, una frondosa arboleda y una fauna autóctona digna de una selva tropical.
Isla Concordia no es un islote que se encuentre formando parte de algún archipiélago en los mares del Sur. Tampoco es un accidente geográfico que se pueda localizar en ningún mapa.
Isla Concordia no es un paraíso fiscal y ni mucho menos, es el paraíso terrenal.
Isla Concordia es un lugar de ensueño creado por la mano del hombre, ignorado por la humanidad y actualmente dejado al amparo de Dios.
No hay documentación, ni existen pruebas fehacientes sobre quién fue el último ser humano o forma de vida inteligente que tuvo la osadía de pisar aquella tierra de nadie.
Isla Concordia es una tierra donde nadie pisa. Una tierra donde nada pasa.
A diferencia de otras islas, custodiadas por la mar, acariciadas por las olas y mimadas por sus mareas, a Isla Concordia la rodea un ceñido cinturón de asfalto, del cual, surgen tres sinuosas arterias fruto de los avances tecnológicos creados por la mano del hombre civilizado.
Sí, Isla Concordia es una glorieta o rotonda de carretera, diseñada exclusivamente para mejorar el funcionamiento del tráfico rodado.
Un solitario terreno rodeado por un mar de huertos y situado en una comarca entre el centro peninsular y la costa litoral.
Isla Concordia, había sido construida con la única misión de unir dos pueblos hermanados por la incomunicación y hoy, enemistados por la construcción de unas conflictivas carreteras.
Desafortunadamente se le concedió dicho nombre en un intento de volver a la convivencia que existió entre las pedanías de Criadillas del Conde y Humedales de la Condesa. Dos grandes familias que vivían en perfecta armonía gracias a una rutinaria y apacible vida rural. Dos aldeas comunicadas por una senda forestal, pavimentada por un firme irregular provocado por el trasiego de carros, aparejos de labranza y por infinitas huellas de herraduras. Un sendero que apenas alcanzaba los dos kilómetros de distancia y se hacía acompañar por el cauce de un río encargado de regar las cosechas de ambos términos, pero tras las mejoras en la red vial, sin saber el cómo ni el por qué, las dos aldeas quedaron separadas por cuatro interminables kilómetros de pavimento asfáltico.
Desde Isla Concordia, salen tres tortuosas carreteras. La primera, parte en dirección al municipio de Criadillas del Conde, la otra, finaliza en el pueblo de Humedales de la Condesa y la tercera vía, llega al pueblo de Condechotillos y enlaza con la carretera nacional.
Como consecuencia de su proximidad con esta im-portante vía de comunicación y distando unos veinte kilómetros de una capital de provincia de tercer orden, de cuyo nombre no quiero ni acordarme, Condechotillos es una población perfectamente dotada de servicios e instituciones públicas y además; le había correspondido ser la parte conciliadora de las desavenencias ocurridas entre las aldeas vecinas.
La situación de las tres poblaciones forman un perfecto triangulo y es denominado por los habitantes de la zona como El Triángulo de las Bermudas II, siendo el epicentro de las desgracias la referida rotonda y bautizada como Isla Concordia. Desde que comenzó su construcción, en aquella comarca habían ocurrido una serie de casos inexplicables que crearon cierta confusión y la buena convivencia entre los habitantes de los pueblos se convirtió en rivalidad.
Pero en aquel caluroso verano; en aquella madrugada del viernes 13 de agosto de 1995, a escasos años de introducirnos en el siglo XXI, y por casualidades de la vida, justo el mismo tiempo para concluir con el siglo XX, algo muy importante iba a ocurrir, que daría paso a esclarecer los misteriosos sucesos acaecidos durante los últimos años en aquella comarca, donde se encuentra situada la mal denominada… Isla Concordia.